lunes, 17 de agosto de 2009

Los delfines y el trabajo en equipo

El Santuario de los delfines

Este es el nombre dado por Marino Díaz al lugar que visitamos el sábado 20 de Marzo de 2004 y que titula esta nota. Está ubicado en el Parque Nacional Mochima, al sur de Isla Cachicamo (Al noreste de Venezuela).

Sí no fuera por lo que vimos, el sitio no pasara de ser un hermoso trecho de mar entre los islotes del Parque. Sinceramente, ese día ocurrió algo mágico, ya que tuvimos un encuentro especial con delfines gracias a la paciente y experimentada conducción de Díaz. Incluso, quizás para tres biólogos especializados en la fauna marina que estuvimos presentes, este avistamiento nos sorprendió como al resto del grupo por las razones que les cuento.

Generalmente los científicos que estudian a estos animales realizan salidas de avistamiento. Los recorridos en el mar son generalmente al azar, esperando observar las especies, estimar el número y observar el comportamiento de los cetáceos que aparecen en el trayecto. Para ese día, Marino nos llevó a su santuario, el cual conoce desde hace más de diez años. Rara vez alguien puede garantizar encuentros positivos de casi un 100%; Marino sí, y lo dice con honestidad.

El día despejado y oleaje moderado casi a las 12:00 m. permitía ver bien a la distancia. La espera nos mantuvo atentos, pero nada se observaba. Hasta que a pocos metros de la embarcación saltó el primero. No los vimos con más detalle sino unos minutos después, eran delfines comunes de pico largo (conocidos científicamente como Delphinus capensis). Casi media hora después, recorriendo la embarcación en amplios círculos por el área, los delfines empezaron a aproximarse. Eran alrededor de seis aletas falcadas que sobresalían en la superficie de las olas. Primero estaban dispersos, luego tomaron un poco de confianza -quizás ante la actitud del bote, siempre atrás de la manada y navegando lentamente-.


Los seis delfines pasaron muy cerca de la lancha sin hacer grandes saltos o exhibición. Pero sí cabalgaron por unos cinco largos minutos la estela de proa y varias veces por debajo del casco. Incluso Rebeca logró fotografiarlos y filmarlos. Quizás para otra persona, lo que les cuento no pase de ser un hecho trivial, pero para los amantes de la naturaleza este avistamiento tiene de particular la forma en que se permitió el encuentro. Dejar que sean los cetáceos los que den el permiso, como si dijeran: “bien, estoy listo para ti”. Marino nos cuenta que el número y acrobacias fue poco por la hora, a media mañana es el mejor momento. Deseamos continuar con estos encuentros para mejorar el conocimiento de las especies presentes en el parque, abundancia poblacional, estacionalidad, establecer una regulación favorable a todas las partes y algunos datos sobre el comportamiento.


En principio esperábamos encontrar la oferta de un servicio netamente mercantilista, pero para nuestro agrado, Marino resultó ser alguien que desea estar en armonía con el ambiente. Finalmente, esperamos que esta actividad se multiplique racionalmente para que muchas otras personas disfruten y participen racionalmente de esta actividad.

Biólogos marinos, M.Sc.

Los delfines y el trabajo en equipo

Los delfines trabajan en equipo desde que nacen. Aprenden que para sobrevivir deben buscar juntos la comida y protegerse unos a otros.

¿Cómo hacen esto los delfines?

El grupo de delfines coordinados pasan en parejas al centro de su cerco para alimentarse de los peces ahí concentrados, después la pareja que se ha alimentado regresa a guardia y el turno es para otra pareja, y así sucesivamente hasta que todos se alimentan. Son tremendamente solidarios, y no suelen abandonar a un compañero herido o enfermo; en caso de ataque de un depredador mayor, dispondrán tácticas defensivas en equipo para evitar tal agresión.

¿La lección?

Trabajar en equipo nos da la mejor oportunidad de sobrevivir y tener éxito.

Hace algunos años, tuve la oportunidad de visitar el "Santuario de los delfines" en el Parque Nacional Mochima entre el Estado Anzoátegui y el Estado Sucre (Venezuela). En ese viaje conocí al Sr. Jaime Bolaños, quien gustosamente compartió sus conocimientos sobre los delfines con quienes tuvimos la oportunidad de compartir la lancha y el paseo con él. Fue una experiencia fascinante ya que, al mismo tiempo que veíamos a los delfines en el mar, Jaime nos explicaba el por qué de cada cosa que hacían estos animales fascinantes.

Una de las interesantes cosas que nos comentó Jaime Bolaños sobre los delfines es que desde que nacen tienen que trabajar en equipo para que se puedan garantizar su supervivencia. Trabajan en equipo tanto para procurarse alimento como para defenderse de sus depredadores. De hecho, Jaime nos comentaba que si alguno de los delfines del grupo llegase a alimentarse solo y sin compartir la comida con otros miembros, éste sería severamente castigado por el resto e inclusive podría ser expulsado del grupo. En cuanto a la defensa de sus depredadores, los delfines más fuertes siempre protegen a los más viejos y los más jóvenes, quienes siempre serán resguardados porque éstos son los que garantizan la supervivencia de todo el grupo.

Otro aspecto que llama poderosamente la atención es la comunicación que usan constantemente...tomamos prestado este texto del sitio


Los delfines utilizan gestos para comunicarse, pero también se comunican a través de un ruido que se parece a un silbido. Sin lugar a dudas, el canto de los delfines, junto con el de las ballenas es uno de los sonidos más mágicos que hay en la naturaleza. Los delfines emiten 17 o 18 sonidos diferentes, y su grabación ha hecho concebir la esperanza de llegar a entender este lenguaje e incluso poder llevar este animal a determinadas situaciones reproduciendo simulaciones, como por ejemplo, encomendarle misiones de vigilancia. Según los últimos estudios, los delfines se dirigen entre ellos empleando desinencias en sus cantos diferentes para cada individuo dentro de su comunidad (como si de un nombre se tratara). Ello hace suponer que son capaces de hablar entre ellos de forma dintintiva.


Haciendo un paralelismo entre el artículo y el mundo organizacional,

¿Ha detectado usted cuáles son esos elementos de comunicación efectiva que están más allá de las palabras?

¿Se aplica a su organización?

Esperamos sus comentarios...


2 comentarios:

  1. ME ENCANTAN LOS DELFINES... ES MÁGICO SU MUNDO, SON SOLIDARIOS, TIERNOS, DULCES Y ALA VEZ FUERTES Y ES VERDAD SON UNIDOS SIMPRE ANDAN EN MANADAS O MINIMO EN PAREJAS, AHORA QUE RECUERDO LAS VECES QUE LOS HE VISTO, AUNQUE NO SE MUCHO DE ELLOS SÓLO POR LO QUE HE VISTO EN PROGRAMAS DE ANIMAL PLANET O NAIONAL GEOGRAFIC, Y ARTÍCULOS COMO ESTOS NO HABÍA LEIDO... GRACIAS POR ENSEÑARME MÁS... HERMOSO

    ResponderEliminar
  2. María Auxiliadora: Muchas gracias por tu comentario!!! Nos ayudaste a encontrar otra perspectiva para nuestro trabajo...

    ResponderEliminar