lunes, 16 de noviembre de 2009

¿Eres el Líder que quieres ser?

Estimados amigos,


En las dos últimas entregas hemos trabajado con el perfil del miembro del equipo, en ésta oportunidad, queremos compartir información valiosa sobre los líderes, lo cual nos dará luces para reflexionar sobre nuestro propio liderazgo y reencaminar nuestros esfuerzos hacia el éxito y nuestra propia satisfacción.

En primer lugar, es de suma importancia diferenciar un jefe de un líder, el primero es asignado por la organización, el segundo es reconocido por sus colaboradores, esta diferencia nos lleva a tomar conciencia sobre este aspecto, pues no necesariamente un jefe, ejerce el papel de líder, lo que nos obliga a determinar que caracteriza este rol.


Un elemento importante del líder es su ACTITUD, la cual se manifiesta a través de su personalidad, energía y carisma, le ayuda a ganarse el apoyo de sus compañeros e impulsa y modela un talante positivo que repercute directamente en la motivación. Otro ingrediente que posee es sentido de justicia, reconoce el esfuerzo y la entrega de sus colaboradores, es modelo de dedicación y exige porque está en capacidad de dar, mantiene buenas relaciones basándose en el respeto y la confianza, procura el bienestar de su equipo preocupándose por cada uno de ellos y defiende a su grupo de ataques externos.

En cuanto a sus responsabilidades, promueve la cohesión del equipo, es ordenado y organizado, delega funciones, ejerce la supervisión de las asignaciones, centraliza la comunicación del equipo con el resto de la organización, cuida la administración de recursos y ejerce control sobre el cumplimiento de la planificación en función de los plazos establecidos.


Otros elementos que se pueden tomar en cuenta para el efectivo ejercicio del liderazgo son las siguientes consideraciones:


• Motive a su equipo: Este punto tiene variados matices, identifique qué ayuda a cada miembro de su equipo a mantenerse motivado, esto puede depender de un amplio espectro de posibilidades, sin embargo, todos los seres humanos respondemos bien al reconocimiento del trabajo bien hecho, potencie los roles positivos y si tiene la posibilidad implemente un sistema de gratificaciones.


• Establezca metas alcanzables: Es importante que el equipo tenga la seguridad que la meta de un proyecto se puede lograr, para ello, se pueden establecer metas medias que ayuden al equipo a sentir el progreso en sus actividades y el acercamiento al “premio mayor”.


• Evite “quemar” a su gente: Sobrecargar de trabajo y de horas extras puede pensarse que sea un factor positivo para el alcance del proyecto, el precio de este ajuste puede ser contraproducente, pues si las personas no están en óptimas condiciones físicas y emocionales el proyecto puede derrumbarse y no llegar a ninguna parte, por ello, trate de distribuir de forma justa las funciones y establezca plazos reales de cumplimiento.


• Evalúe de forma transparente: Haga del conocimiento de todos sus colaboradores los indicadores de evaluación de desempeño que se utilizarán y que además, se le muestren cuáles son esos aspectos críticos, por ejemplo, cumplimiento de plazos, correcto manejo de los costos, calidad del trabajo, entre otros. Aquí lo importante es explicarle a cada persona sus funciones, qué se espera de ellos y de manera detallada hacerle saber cómo se le va a evaluar antes de que se produzcan resultados, para que cada colaborador tenga un mapa claro de lo que debe ser su actuación incluso antes de arrancar el proyecto.


Tome estas consideraciones en cuenta y ejerza el liderazgo que usted quiere.





Los invitamos a agregar sus comentarios a este artículo, queremos conocer qué piensa sobre este tema.

Gracias por enlazarse a nosotros.


Hasta el próximo lunes….

No hay comentarios:

Publicar un comentario