lunes, 10 de mayo de 2010

El cambio y El Equipo


"Nada hay más difícil de manejar, mas arriesgado de llevar a cabo, ni más incierto, que ser líder en la introducción de un nuevo orden de cosas" Nicolás Maquiavelo

Estimados amigos,

El tema que hoy nos ocupa plantea cómo llevar a cabo cambios en la organización ya que no siempre es fácil efectuarlos por la resistencia al cambio.

Para empezar, vale la pena preguntarse ¿por qué se resisten las personas al cambio? Es probable que existan varios motivos, algunos comunes son: la incertidumbre, la preocupación de sufrir una pérdida personal, el creer que el cambio no va acorde con los intereses de la organización y el conflicto que surge en una persona al manejar una nueva idea que sea contraria a una creencia preconcebida que además, se encuentre muy instalada en la persona, como por ejemplo, cuando el sector secretarial hizo la transición de las máquinas de escribir por los ordenadores.

Para conocer sobre el tema de manejo del cambio, existen un marco teórico muy amplio que ofrece explicaciones más variadas que éstas, más podemos considerar las anteriores muy comunes dentro del contexto organizacional y dentro del trabajo en equipo.

Instrumentar cambios dentro de las empresas puede promover que los colaboradores dentro de las organizaciones puedan presentar aversión por la incertidumbre, pues toda nueva incorporación exige un período de adaptación y aprendizaje y eso amerita tiempo, ensayo y esfuerzo por parte de los miembros del equipo, con frecuencia, éstos cambios pueden generar en las personas signos visibles de la resistencia y provocar actitudes que pueden ser percibidas como negativas.

Otra causa de la resistencia es el temor de perder algo que ya poseen. El cambio amenaza la inversión que se ha hecho en el statu quo. ¿Por qué? Porque se teme la pérdida de posición, dinero, autoridad, amistades, conveniencia personal y otros beneficios que valoren. Esto se puede ver con frecuencia cuando se nombra un nuevo jefe, se incorpora alguien nuevo al equipo o se hace algún cambio en el organigrama de una empresa.

Además de las anteriores, otra causa de resistencia puede ser la creencia de las personas de la incompatibilidad del cambio con las metas y mejores intereses de la organización. Si un empleado cree que un nuevo procedimiento de trabajo propuesto por un agente del cambio reducirá la productividad o la calidad del producto, es de esperar que ese empleado se resista al cambio. Si el empleado expresa su resistencia positivamente, (quizá al expresarlo claramente al agente de cambio, junto con sus puntos de argumentación), esta forma de resistencia podría ser benéfica para la organización. Lo importante en estos casos es revisar el sistema de creencias y mantener el esfuerzo para instalar las nuevas ideas que serán abono para dar cada vez nuevos y mejores frutos en la búsqueda de la excelencia y el logro interviniendo tres niveles, el personal, el del equipo y el organizacional. Lo importante aquí es pensar, sentir y actuar diferente en función de evitar un boicot y dirigir los esfuerzos a los logros de las metas planteadas en común.

Ahora bien, planteadas algunas causas de la resistencia al cambio ¿qué acciones se puede adoptar?...

Nos encantaría que colaboren con la respuesta…

Hasta el próximo lunes con la segunda parte…

Mucho Cariño,

El Equipo de EnlazaDOs


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario