lunes, 7 de septiembre de 2009

5to y último Mito: A las personas les gusta Trabajar en Equipo.


Hay personas que carecen de habilidades y aptitudes para trabajar constructivamente en equipo y la formación es inútil porque no quieren adquirirlas. Hay personas a las que el trabajo en equipo les genera ansiedades, prefieren el aislamiento para no ponerse en evidencia, para no tener que explicar el por qué de su ansiedad (cuando en realidad lo desconocen) No todos los trabajadores están esperando que se delegue en ellos para tomar decisiones. Muchos perciben el aumento del grado de control sobre su trabajo como una carga adicional por la que no obtienen ningún tipo de gratificación o reconocimiento por parte de la empresa. El discurso de que la satisfacción obtenida de la participación en equipos autónomos es en sí misma una gratificación, no convence a estos trabajadores. Y los que dan la bienvenida a la responsabilidad pueden encontrarse con grandes dificultades en el equipo para obtener realmente la gratificación intrínseca esperada. Para estos depender de otros deriva en la necesidad de asumir sus errores o asumir sus deficiencias o carga con el trabajo de aquellos que, amparándose en el anonimato, no realizan contribuciones importantes al equipo. Con el objeto de remediar estos problemas trataran de ejercer un control sobre los miembros y disciplinarlos, lo que en su momento será un generador de conflictos y división. Al final tampoco aquellos quieren cooperar porque desconfían de los demás, a los que juzgan de egoístas e individualistas.

En efecto, hay personas en las que el interés individual prima (bajo la fórmula de no cooperación) sobre el interés colectivo, personas que buscan el beneficio individual antes que el colectivo, sobre todo cuando la organización no ha establecido un sistema de recompensas al trabajo en equipo. Y mientras para unos, el trabajo con y en equipos es una fuente de satisfacción, para otros lo es de estrés y frustraciones. Los problemas se agravan cuando la empresa bajo la influencia del mito que a la gente le gusta trabajar en equipo, comete el error de querer imponerlo.

Las experiencias personales obtenidas en estas situaciones debilitan aún más la convicción de estas personas sobre los equipos. Por lo que el trabajo en equipo, “a menudo queda reducido a una bandera que agitan ciertos jefes con la vana esperanza de motivar así al personal… De esta forma el trabajo en equipo termina siendo el buque fantasma de las organizaciones empresariales: Todos hablan de él, sólo algunos juran haberlo visto, pero nadie aporta pruebas de su existencia” (Surdo 1997:9)

En pocas horas les será revelado el nombre la autora de este trabajo,
así como información adicional que dará mayores luces
sobre nuestra visión del trabajo con y en equipo.






Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario