martes, 1 de septiembre de 2009

… El Mito de la Sinergia


La seducción que ofrece el trabajo en equipo para las organizaciones se deriva del efecto sinergia, que establece que el resultado obtenido de las interacciones entre las partes del sistema es mayor al que se obtendría de la suma de las contribuciones individuales. Poder dotar de realismo la idea de que en los equipos 2+2=5, es la razón fundamental que impulsa a las empresas a trabajar en equipo.

Desde enfoques más críticos y pesimistas algunos creen que no en todas las situaciones los grupos rinden más que los individuos, por lo que el efecto sinergia únicamente se produciría en circunstancias excepcionales; creen que más que generar rendimientos los equipos constituyen una limitación en el trabajo, con ellos se pierde excesivo tiempo en reuniones y discusiones y pueden bloquear acciones individuales importantes.

Aunque se trate de puntos de vista muy opuestos, en ambos existe un alto grado de certeza. El trabajo en equipo es algo difícil de lograr y puede tanto estimular como disminuir el esfuerzo individual.

La variable más relevante para estudiar las diferencias entre en rendimiento de los equipos y el individual es la referente al tipo y características de la tarea. Estas se diferencian por el grado de dificultad, el tiempo de habilidades que demandan, el interés de la tarea para el grupo, el grado de incertidumbre o novedad y el nivel de cooperación que requieran.

No todo se puede trabajar en equipo, hay trabajos que demandan atención individual por ejemplo lo rutinario, mecánico y altamente normalizado con bajo grado de dependencia, pueden ser asumidas de manera individual ya que en equipo no será mucho lo que se agregue valor. En actividades que exigen una organización centralizada de las partes, los individuos son más eficaces,

Los Equipos deben atender tareas de mayor complejidad, que requieren una información variada, cuando los equipos tienen mayor rendimiento, produciendo más y mejores soluciones que los individuos trabajando aisladamente.

Una segunda variable relevante en la comparación del rendimiento individual y en grupo es la relativa a la experiencia previa de las personas, aquellas más hábiles y con más experiencia pueden rendir más que los equipos formados por personas menos hábiles.

La excesiva homogeneidad impide la variedad de puntos de vista y la excesiva heterogeneidad y tamaño dificulta la comunicación.

Cuando se pretende agrupar por homogeneidad y similitud de opiniones presenta grandes dificultades para hacer tareas complejas.

Lo ideal más que heterogeneidad es complementariedad en términos de habilidades y experiencias.

Ciertos procesos grupales amenazan la productividad de los equipos, holgazanería social, presión por las normas, juicios y conflictos por personalidad representan una amenaza a su productividad y esto se resuelve promoviendo equipos de un tamaño manejable, definiendo claramente las responsabilidades, mantener en alto la motivación relacionada con la compensación.

Los equipos grandes resultan disfuncionales, limitan la participación y favorecen la dominación de un subgrupo y la calidad de la acción empeora cuando éste se somete a dominio de una minoría, se reduce la creatividad y se frena cualidades especiales,

Un aliado de esta rigidez intelectual es la cohesión, la solidaridad y la lealtad al grupo, porque en este caso promueve una conformidad ciega e irracional con el grupo que impide la aparición de juicios críticos, de debate y conflicto de ideas. La situación es, si cabe, más problemática cuando existe una fuerte presión para conformarse a unas normas de grupo que fijen la producción a un nivel inferior A la capacidad real de éste.

El entusiasmo generado por el mito de la sinergia y la indiferencia frente a los riesgos existentes lleva a las organizaciones a introducir estructuras de equipos en entornos poco favorables y sin realizar paralelamente los cambios organizacionales oportunos. Por ello, muchos de los grupos que existen en las organizaciones no llegan a constituirse nunca en equipo, carecen de una planificación y gestión adecuadas y sus resultados no permiten confirmar el efecto sinergia.


Mañana les hablaremos de otro MITO…

Espérenos…

5 comentarios:

  1. Pienso que para que un equipo logre desarrollar la sinergia, es necesario que los individuos sincronicen sus aptitudes y actitudes, como la importante aptitud de comunicación y conocimiento, así como la actitud de negociación y compañerismo, entre otras por mencionarles algunos ejemplos.

    En este sentido, se puede determinar la figura del líder o la figura de los especialistas, es decir, un equipo puede funcionar bien, cuando directa o indirectamente designan un líder que logre coordinar al equipo y la comunicación del mismo (estilo tradicional), pero en los tiempos actuales los individuos han desarrollado sus capacidades de liderazgo, comunicación y conocimiento, de manera que, como en un equipo no todos pueden liderar por el tema de la competencia interna, entonces cada uno adopta una función encargándose de un área especifica de acuerdo a sus capacidades (llamémoslo estilo especializado), de esa forma cada uno es líder en su área, en este punto es clave la confianza, por lo que, a través de la comunicación y la negociación se realiza el feedback en el que se refuerzan las fortalezas y se trabajan las debilidades, aportando un criterio creativo, lo que permite obtener un producto mejor que aquel que se obtendría si el esfuerzo es individual.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Rogers,
    En primer lugar, muchas gracias por compartir con nosotros tu punto de vista. Ciertamente coincidimos en que el trabajo en equipo y en especial la sinergia, requiere un esfuerzo personal importante donde se vean sumadas las actitudes y aptitudes de las personas, de igual forma, consideramos muy pertinente los siguientes puntos que señalas: liderazgo, coordinación, comunicación, negociación, repartición de los roles y por supuesto la confianza. Quizás el punto que podría generar conflicto en todo esto es cómo organizar estos elementos y crear la receta para hacerlos operativos y lograr que funcionen de manera efectiva en las tareas y el alacance de las metas que se propone el equipo. Lo que vale la pena preguntarse, desde un punto de vista personal, es como orquestar las variables para tener de verdad un equipo.

    Gracias de nuevo por tu participación. Seguramente el mito 2 te deje pensando todavía más en este asunto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mariana por tu valioso aporte... como habrás leido, nuestro propósito es compartir este trabajo que realizó una investigadora europea y al cumplir con la última entrega, será cuando compartiremos nuestra opinión al respecto.

    Te felicitamos por ser una mujer Sinergizante.

    Estaremos visitando con mucho gusto tu Blog.

    ResponderEliminar
  4. Soy una Mujer Sinergizante, y ello no niega la plenitud de mi potencial individual, por lo que, he disfrutado cuanto comparten con Nosotros.... Indudablemente, existe una relevancia ùnica, en aquello que podemos y debemos desplegar de manera singular, asì como cuando son requeridas nuestras acciones individuales... No creo que la Sinergia sea un mito...Màs bien es una alternativa que puedes fluir de manera real, cuando lo Colectivo se hace necesario


    Lo Sinergizante en Mí... ™


    Lo Sinergizante en mi, abarca mi propia acción y la de otros, hoy anhelo conjugar a tu lado, porque diariamente lo hago, y mi singularidad se pluraliza, siendo más que consciente en mi Presente que: “AL ESTAR CONTIGO, ESTOY CONMIGO”...

    Continùa leyendo màs en :

    http://marianacamandrelly.blogspot.com/

    ResponderEliminar