lunes, 7 de septiembre de 2009

Conclusiones sobre los mitos del trabajo en equipo




El trabajo que les presentamos durante la semana pasada se titula "Falacias sobre equipos de trabajo. Cinco mitos que pueden amenazar su desempeño" y su autora es Esther Puyal Español, del Departamento de Psicología y Sociología de la E.U. de Estudios Empresariales (Huesca). Para descargar el trabajo completo deben visitar este enlace:


http://dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=209933&orden=0

A continuación presentamos nuestras conclusiones y comentarios sobre este valioso documento:

Los equipos de trabajo son más que agrupaciones de personas.

Para que sean un verdadero equipo de trabajo deben poseer las siguientes características:




  • Propósito claro: Una visión, misión, meta o tarea y unos planes de acción definidos y aceptados.
  • Ambiente de trabajo informal, cómodo y relajado.
  • Participación activa, discusión productiva y abundante orientada a la mejora y a la invitación de mayores y mejores esfuerzos y aportes.
  • Empleo de técnicas efectivas de escucha activa, tales como: parafraseo, preguntas, recapitulación, etc.
  • Conflicto saludable que permita crecer y prosperar: búsqueda permanente del equilibrio entre las fuerzas opuestas e intereses enfrentados.
  • Proceso de toma de decisiones por consenso, se evitan las votaciones.
  • Evitar el mantenimiento de agendas ocultas lo cual se logra a través de las expresiones adecuadas de sentimientos positivos y negativos -comunicación asertiva.
  • Expectativas claras y trabajo dividido de manera equitativa.
  • Aún cuando existe un líder formal,  los miembros exhiben conductas de liderazgo efectivo.
  • El equipo interactúa con el entorno de manera positiva, sabe regular la entrada y salida de energía, prestando atención al desarrollo de las relaciones, recursos y credibilidad externos.
  • Diversidad de estilos: el equipo se maneja en dos dimensiones una relacionada con la tarea y otra con las relaciones que muestra la parte afectiva, el equipo posee un amplio espectro de procesos grupales y de habilidades en sus tareas.
  • El equipo desarrolla sistemas de evaluación y los pone y emplea de manera periódica para medir cómo está funcionando.
  • Sus miembros poseen un poderoso compromiso personal de unos con otros, el compromiso con el crecimiento y éxito de los demás.



Creemos en los equipos de trabajo como una unidad fundamental para mejorar el funcionamiento de las organizaciones.

También creemos que un equipo para resolver aspectos operacionales rutinarios sería un costo innecesario tanto de energía como de recursos.

Creemos en la sinergia que se evidencia en resultados y que se traduce en mayor productividad, la poesía resulta inspiradora y mejor cuando va acompañada de la realidad que aportan los números.

Pensamos que si, previo a la conformación del equipo, se realiza un trabajo de adentro hacia afuera, es decir, un trabajo de descubrimiento de la dimensión intrapersonal y que vaya abriéndose el espacio hacia lo interpersonal generará miembros con mayor seguridad en sí mismos, con mayor madurez psicológica, menos angustias, menos agendas ocultas  y, por tanto, más efectivos.
  


Creemos en los equipos de trabajo reflejados en la estructura organizacional.

Creemos en el trabajo en equipo reflejado en la cultura de la organización, que habiendo traspasado la membrana corporal de la misma, se haya cimentado en los valores que una vez traducidos en pautas de conductas, los colaboradores comprenderán qué se espera de ellos y cuál es el comportamiento que demanda la empresa.

Creemos en la importancia de identificar la  disposición o no hacia el trabajo en equipo, así será la única manera de garantizar que quienes están involucrados, logren un mayor compromiso tanto con la tarea como con la responsabilidad que implica la red emocional que se teje en esos subsistemas y/o sistemas.

Creemos en un líder con una alta actitud y aptitud hacia el manejo inteligente de las emociones propias y ajenas.



Creemos en un equipo que no necesariamente tenga que ser el más inteligente, ni el más fuerte, sino el que ofrezca mejores respuestas al cambio.

Creemos en un equipo de trabajo que se mueva del dominio de las ideas al dominio de las acciones.

"Cuando quiero pensar me siento, cuando quiero cambiar actúo". Proverbio japonés.

Creemos en un equipo cuyos miembros asuman el reto dejando a un lado las experiencias previas que no contribuyen el logro de objetivos superiores y tomando de esas vivencias las grandes enseñanzas.

Creemos en un equipo cuyos miembros sepan manejar los procesos de aprendizaje y acción de cada uno de sus compañeros y, a su vez, sepan integrarse dejando a un lado los comportamientos tóxicos.

Creemos en un miembro que se da la oportunidad de reconocer su lado tóxico y crear un plan que le permita integrarlo para gerenciarlo de manera más adecuada.
  
Creemos en un equipo que crea en lo que quiere creer como una oportunidad para crecer y no en una amenaza que los mantenga amarrados al fracaso y estancados en sus posibilidades.

Creemos en un equipo que establezca de manera abierta la forma como participarán y respeten los acuerdos tomados.

Creemos en un equipo cuyos miembros resulten lo suficientemente honestos y asertivos para expresar sus diferencias de manera ecológica.

Creemos en un equipo cuyos miembros están convencidos que el trabajo en equipo es la fuerza inspiradora de sus mejores acciones, esfuerzos y motivaciones para ir todos de cara al futuro…


Seguimos EnlazaDOs...

No hay comentarios:

Publicar un comentario